El primer contacto personal que tuve con esta preciosa disciplina que abrace y atesoro aun hoy en mi vida profesional como medico fue en el año 1984, me encontraba cursando el último año de la carrera de medicina en la ciudad de Corrientes, en la UNNE (universidad nacional del nordeste),en ese mismo año y por razones de salud de mi madre quien se enferma de una patología oncológica contrayendo un cáncer de estomago, la misma fue asistida en su primer etapa en la ciudad de Corrientes y en Misiones, por los más prestigiosos especialistas en la materia los que llegaron al diagnostico definitivo a través de una endoscopia gástrica con toma de material para biopsia y posterior diagnostico histopatológico ,en el informe se lee que es un adenocarcinoma gástrico infiltrativo de células altamente diferenciadas, lo cierto es que como ella era muy resistente al dolor y reacia a la visita medica fue disimulando y menospreciando el síntoma por mucho tiempo así es que, cuando el cuadro se puso en evidencia ya se encontraba en etapa muy avanzada y el pronóstico fue lapidario acá los colegas sugirieron realizar una gastrectomía total y tratamiento quimioterapico pronosticando una muy mala condición de sobrevida por apenas dos o tres años y en ese mismo momento y vaya a saber por que cuestiones de la vida mi padre que era viajante (hoy jubilado) en un encuentro casual con un amigo de la ciudad de Paso De Los Libres(Ctes.) quien le sugiere trasladarla a Bs. As. Para consultar con un equipo de profesionales que él conocía, este grupo se encontraba dirigido por un excelente medico con muchísimo carisma y desde mi forma de ver con el don de la sanación, su nombre era Ángel Acoglanis de origen griego, a él lo acompañaban el Dr. Carlos Mario Fiore y el Dr. Héctor Artiles.

El Dr.Acoglanis poseía una personalidad muy especial y el primer impacto que yo tuve al venir de una formación académica no es muy distinto a lo que pueda intuir o sentir cualquier persona en mi situación, por un lado ”La Ciencia” daba un pronóstico como antes mencione lapidario y terminal que yo con mi escasa experiencia aun como medico lo aceptaba y por otro lado la llamada “medicina alternativa” en ese momento o sea la NO CIENCIA proponía “INTENTAR” un tratamiento ,lo cierto es que mi madre sufría de tremendos dolores que ya eran muy difícil de paliar y en una primera entrevista y SESIÓN con este grupo a ella se le disipan los dolores, era esto el inicio de una “EVIDENCIA” irrefutable ya sea por sugestión ,alucinación, o lo que fuera la sensación de alivio y el gesto de descanso que ella mostraba era más que suficiente para decidir transitar sin dudas ese camino que de todas maneras el final era cierto.

Para este tratamiento mi madre tuvo que trasladarse a la entonces Capital Federal hoy CABA por unos meses y concurrir diariamente a estos consultorios que se encontraban en Callao y Las Heras en el barrio de Recoleta, ella evolucionaba satisfactoriamente en cuanto a síntomas, ya no padecía dolores había recuperado peso se la veía muy rozagante supero la anemia que padecía por sangrado gástrico su animo era muy bueno sus estudios habían evidenciado objetivamente una mejoría no así una curación.

 

La verdad es que yo la acompañaba en algunas oportunidades y como pueden imaginarse mi curiosidad por conocer más del tratamiento impartido hacia que yo concurriera las veces que podía y observaba todo con muchísima critica, como les mencione antes me encontraba cursando el último año de la carrera universitaria de medicina, venia dotado de conceptos académicos lo empírico no cabía en mi formación.

Yo veía que estos profesionales realizaban unas ”MANIPULACIONES” en la columna vertebral de mi madre yo muy respetuosamente y cuando lo ameritaba y a veces mas ,por supuesto preguntaba todo lo que podía. El Dr. Acoglanis que era quien realizaba la mayoría de estás praxis manuales era un poco más parco no era de comunicar mucho, complementariamente mi madre recibía un tratamiento de acupuntura, medicación antroposofía y por sugerencia una dieta macrobiótica muy estricta.

Junto al Dr. Acoglanis trabajaban unos médicos entre ellos conocí al Dr. Mario Fiore y al Dr. Héctor Artiles con quienes más a menudo podía conversar ellos me contaban que este tratamiento manual de la columna tenía que ver con el manejo de las vías reflejas paravertebrales que de ahí partían.
Poco a poco y a través del tiempo fui conectando mas con ellos, al poco tiempo de terminar la carrera de medicina me traslado a Bs. As. con la intención de realizar alguna especialidad, me encontraba realizando unas guardias en una maternidad en el barrio de Mataderos, tratando de solventar mis gastos y poder mantenerme para aliviar la ayuda económica recibida de mis padres, ahí es cuando recibo una propuesta de este grupo para aprender lo que ellos hacían y el tratamiento que impartían a sus pacientes.

 

En ese mismo momento y sin dudarlo tome la decisión de aceptar la propuesta, y desde acá vaya mi más grande reconocimiento a quien fue mi primer gran maestro en la práctica de la medicina me estoy refiriendo sin dudas al Dr. Ángel Acoglanis también todo mi eterno agradecimiento a quien supo contener y tratar humanamente, a mi madre quien encontró muchísimo alivio a su mal, muchas gracias Dr. Ángel Acoglanis, Dr. Carlos Flore y Dr. Héctor Artiles por todo lo dado.

Con el tiempo descubrí también que mi padre a quien Acoglanis estimaba mucho, de hecho terminaron siendo muy allegados en temas afines que compartían, tuvo mucho que ver en este ofrecimiento que yo había recibido, esto hizo que yo estuviera con ellos alrededor de cuatro años luego volví a Corrientes donde desarrolle esta misma disciplina con mis pacientes con los que me llene de satisfacciones.

Con el correr de los años sucedieron cosas entre ellas la muerte trágica del Dr. Ángel Acoglanis, a los meses la partida física de mi madre quien al morir Acoglanis desde mi interpretación perdió su contención y sostén de la salud y en el termino de siete meses el día 20 de diciembre de 1989 falleció por la propia enfermedad, la conclusión es que tuvo una sobre vida de cinco años en buenas condiciones salvo la última etapa de los últimos dos meses sobre todo donde se precipito el desenlace.
Para ese entonces yo ya estaba en Corrientes y la pude acompañar y despedir en su partida, seguí con la práctica de la medicina refleja trabaje en Corrientes (cap.) en Mercedes (Ctes.) en Paso De Los Libres (Ctes.) en Ituzaingo (Ctes.) en Resistencia (Chaco) en Villa Ángela (Chaco) en Posadas (Mes.) en Puerto Iguazú (Mnes.) lo hice por años desde el año 1989 hasta el año 2005 aprox. en todo este tiempo también pude conocer la homeopatía unicista ,la acupuntura , la medicina ortomolecular ,la neuralterapia algo de fototerapia. Paralelamente en el año 2.000 me volví a contactar con el Dr.Mario Fiore y comencé nuevamente a viajar a Bs. As. Y desde el año 2.000 al 2.018 integre y participe activamente de Columna Vitae.

 

El Dr. Carlos Fiore se convirtió en mi segundo enorme maestro una persona que nunca dejara de estar en mi pensamiento y a quien eternamente estaré agradecidísimo es a quien debo gran parte de lo que soy profesionalmente reconozco en él a un ser noble y de compartir todos su conocimientos, lo estime y lo estimo muchísimo así como lo respetare siempre, vaya desde acá mi más grande reconocimiento y admiración por todo lo que fue.

Durante tales seminarios que se desarrollaban una o en ocasiones dos veces al año por diez fines de semana consecutivos, he conocido muchísima gente entre ellos en el año 2004 conozco al Lic. Kinesiólogo-Fisiatra Sergio Alves, con quien tuvimos gran afinidad, en los temas profesionales esto fue cimentando una relación amistosa que con el tiempo se fue afianzando y marco el inicio de lo que con el tiempo se fue convirtiendo en este gran proyecto de MEDICINA REFLEJA, ya desde ese tiempo se fueron dando algunas situaciones laborales donde compartíamos e intercambiábamos conocimientos con nuestros pacientes en común, tanto en la O. Social del SUTERH, (OSPERYH) como en un centro privado en el barrio de Monte Castro en CABA, que se llamaba GLAMFER.

 

El Lic. Sergio Alves, quien también tiene una vasta experiencia en el diagnostico y tratamiento de la columna se desempeña como miembro integrante de Columna Vitae asumiendo que su maestro y mentor también fue el Dr. Carlos Fiore a quien admira y rinde homenaje siempre como una persona que ha marcado su carrera profesional, Sergio conoce al Dr. Carlos Fiore por ser personalmente quien atendía a su madre y a su tía en carácter de fisioterapeuta, de acá surge una relación amistosa con el Dr. Fiore quien gentilmente lo invitó a su consultorio, al cual acude durante varios años. Luego fue partícipe activo en la formación y desarrollo de varios seminarios consecutivos hasta el año 2018 inclusive.

Hoy con el Lic. Sergio Alves comenzamos juntos a darle forma y desarrollar esta disciplina que llamamos “MEDICINA REFLEJA” y decidimos luego de registrar la marca crear un equipo multidisciplinario de trabajo junto a otros profesionales de distintas áreas de la salud.
Para poder hablar un poco e intentar explicar someramente en qué consiste esta disciplina denominada MEDICINA REFLEJA debemos primero comprender que nosotros respondemos a estímulos, ya sean externos o internos, físicos, químicos, mecánicos etc.

 

El ejemplo clásico a citar es el caso que sucede cuando tocamos accidentalmente algo que nos pincha o nos quema acto seguido y sin pensarlo retiramos la mano inmediatamente esto es lo que comúnmente se conoce como arco reflejo involuntario y espontaneo, ahora la vía refleja está conformada por un receptor de ese estimulo una vía conductora llamada aferente que transforma el estimulo sensorial en información que llega a los centros especializados del Sistema Nervioso Central y una vía eferente por donde viaja la respuesta que llega al órgano efector que en este caso es el musculo que hace que retire la mano del lugar.

Ahora que conocemos este concepto podemos hablar y decir que la columna vertebral se encuentra sembrada a ambos lados de receptores mecánicos es decir mecano receptores estos captan con muchísima sensibilidad mínimos cambios de presión, de acá que cualquier movimiento o cambio estructural que se produce en una vértebra o en su articulación afecta a este mecano receptor esto es que se está produciendo en este receptor una presión sostenida que también va a provocar una respuesta y de acuerdo al sector afectado esa respuesta puede ser al principio local y luego a distancia asi es que puede afectar la articulación ,el esqueleto ,los ligamentos ,los tendones los músculos, los órganos o la piel. Cada sector afectado tiene una correspondencia topográfica y una denominación así es que si afecta a la piel hablamos de dermatoma ,al musculo miotoma ,al órgano viscerotoma y a la articulación o el esqueleto de esclerotoma.
El arte de esta disciplina consiste justamente en llegar a determinar y diagnosticar a través de un examen semiológico y a veces con la ayuda de estudios complementarios saber cual es el area afectada por esa “lesión”que también la conocemos como DIM o sea desplazamiento intervertebral menor y de acuerdo a la interpretación diagnostica que hagamos podamos proceder a intentar a través de una praxis manual en el sector “corregir”ese desplazamiento y asi mejorar el cuadro.

 

Tratamos en general:

 

Columna cervical, como ser cervicalgias, cervicobraquialgias, hormigueos de manos cefaleas, dolores de hombros, epicondilitis, epitrocleitis, algún tipo de acufenos ,mareos de origen cervical.

Columna dorsal, dorsalgia, dolor intercostal, condritis, trastornos funcionales digestivos.

Trastornos lumbar, lumbalgia, lumbociatalgia, cruralgia, pubalgia, gonalgia plantalgia, espolón calcáneo y discopatias desde deshidratación y abombamiento o protrusión del disco, hernias de disco.

Entendemos nosotros que podemos acá aplicar un algoritmo o una suerte de protocolo de tratamiento a seguir en estas patologías del disco donde nosotros proponemos escalonar el tratamiento y ofrecer la posibilidad de comenzar el tratamiento con terapias no invasivas acá insistimos con nuestro método ya que hemos logrado estadísticamente mejorar una cantidad muy importante de casos, aun así si esto no cumpliera las expectativas proponemos la segunda opción siempre criteriosamente y viendo la singularidad de cada caso sugerimos intentar con terapias minimamente invasivas como ser la ozono terapia intradiscal, la infiltración el bloqueo radicular o facetario según amerite cada caso y aun así si esto no funcionara proponemos la opción quirúrgica y lo repetimos esto es con criterio ya que si el caso esta en una etapa avanzada con síntomas de daños neurales sugerimos lo que creemos acertado.

Lo cierto, y esto es demostrable ninguna de las opciones garantiza un resultado satisfactorio y la sugerencia es que en el caso de llegar al evento quirúrgico sea habiendo agotado las demás posibilidades. Nuestra visión pretende ser muy amplia sin descuidar fundamentalmente la singularidad del caso y siempre aplicando un criterio humano y medico de contención al paciente con dolor.

Dr. Miguel Angel Casco – Lic. Sergio Alves

 

Video del Dr. Mario Fiore: